Web de la Real Iglesia Parroquial de San Ginés de Arlés de Madrid

Órgano

El actual órgano de la Real Iglesia Parroquial de San Ginés es el cuarto instrumento que en los últimos seis siglos de historia habitaron entre sus muros. Vinculada especialmente con el mundo de la música y el teatro, la Iglesia de San Ginés contó siempre con un órgano adecuado a la música de cada época, y con la colaboración de insignes maestros del momentocomo Tomás Luis de Victoria, Juan Hidalgo, Félix Máximo López, Hilarión Eslava o Ignacio Ovejero- para desempeñar la función de la música en la liturgia. Gracias a los abundantes datos conservados en el Archivo Parroquial, el órgano de San Ginés es uno de los instrumentos históricos mejor documentados de Madrid, permitiéndonos dibujar, a través de su historia, una imagen cronológica de la evolución del arte de la organería en torno a la corte y a la región centro de España.

Las noticias que aportan los libros de fábrica permiten rastrear tanto los diferentes instrumentos como a los artífices con los que contó la parroquia. Así, desde las primeras décadas del siglo XVI, encontramos testimonios sobre el paso de importantes organeros: Melchor Miranda en 1568, y Cristóbal León, organero al servicio de Felipe II. Ya en el siglo XVII, se construye un nuevo instrumento en 1620, posiblemente a cargo de Diego Quijano, organero al servicio de Felipe III; poco después se registran varias intervenciones (1622-1624) a cargo de Juan Brebós, nieto del famoso Maese Gilles Brebós, fundador de la familia de organeros traídos de Amberes por Felipe II para la construcción de siete órganos en la Basílica de Real Monasterio de San Lorenzo. A mediados del siglo aparecen noticias de los hermanos Juan y Gabriel de Ávila Salazar, y en las últimas décadas, del organero de la catedral toledana Miguel Puche y de Domingo Mendoza.

El instrumento anterior al actual fue construido en 1743 por Pedro Manuel de Liborna Echevarría, que ocupó el cargo de organero en la Real Capilla entre 1725 y 1771. Este importante artífice sería autor de los grandes instrumentos de las catedrales de Salamanca, Segovia, Ciudad Rodrigo y Toledo. Este órgano quedó totalmente destruido tras el incendio ocurrido en 1824.

El órgano actual, tanto en su aspecto exterior como en su ubicación, fue construido de nueva planta hacia el año 1835 por el organero real Benito Baquero, el más destacado artífice del centro peninsular durante la primera mitad del siglo XIX. La traza del mueble es neoclásica al estilo imperio o fernandino, propio de la época. La composición de registros al modo clasicista dejada por Baquero estará en servicio más de sesenta años, hasta la reforma y ampliación del año 1882 debida al organero Juan Francisco Sánchez. En esta intervención se aplicarán los avances técnicos en la construcción de órganos que Pedro Roqués había introducido en España con la construcción del nuevo órgano de las Descalzas Reales en 1864. De esa manera, Sánchez incorporará al de San Ginés una nueva consola de pupitre separada, un segundo teclado manual con registros de carácter romántico, el teclado de pedal independiente, temperado a la francesa, y un dispositivo de fuelles paralelos.

El siglo XX se inicia con la intervenciónen 1910- del taller de Ricardo Rodríguez, que implica una ampliación del mueble adosando dos cuerpos a los costados, ornamentados según la moda del movimiento neomudéjar, y la reorganización del interior para acoger registros nuevos y un sistema de acción pneumática. Con esta nueva fisonomía se perderá la trompetería exterior. En las décadas siguientes tienen lugar trabajos de conservación a cargo de Ricardo Delgado, y el comienzo de la última fase de reformas con los trabajos de Orgamusik de Madrid e I.M.N. de Navarra, entre los años 1984 y 2006.  

A partir de ese mismo año se establece un plan director para la recuperación y rehabilitación de los elementos históricos conservados, junto a un proyecto de mejoras y modernización del sistema de transmisión y del concepto sonoro de todo el conjunto, que será llevado a la práctica por el organero Carlos Álvarez.

Actualmente está considerado como órgano moderno de estética sonora neoclásica, apto tanto para la interpretación del repertorio del barroco musical  -alemán, francés y español- como para el repertorio romántico, resultando idóneo para la literatura de la primera mitad del siglo XX. A este respecto se debe señalar que en sus teclados se han interpretado las integrales de lix Mendelssohn, Jehan Alain y Olivier Messiaen, grandes obras de Max Reger, y una buena parte de la obra de Johann Sebastian Bach, Dieterich Buxtehude, Wolfgang A. Mozart, etc.  

Dispone de tres teclados manuales de 61 notas y un teclado de pedal independiente. Cuenta con 48 registros de los cuales solamente 6 son transmisiones. La nueva consola, montada el año 2018, sustituye a la anterior de 2006. Está realizada en maderas macizas de nogal, roble y arce y ofrece registración de memoria digital. Esta moderna consola permite la utilización de los tres teclados bien a la manera barroca centroeuropea o a la romántica, gracias a la posibilidad de modificar el orden de su disposición. La calidad de la armonización de sus registros ha sido reconocida por importantes organistas internacionales que han participado en las doce ediciones del Ciclo de Música de Órgano de San Ginés, a lo largo de más de 60 conciertos ofrecidos en los últimos años.

Bibliografía: Órganos de la Comunidad de Madrid: siglos XVI a XX. Colección Guías del Patrimonio Histórico, Vol. IV. Editado por:Dirección General de Patrimonio Cultural. Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid, 1999.

Enlace de interés: www.forodelorganoenmadrid.es

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad